Teóricamente, una buena alimentación conlleva una correcta nutrición, pero no son lo mismo. En este post veremos la diferencia entre alimentación y nutrición, ya que la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) va a efectuar una encuesta sobre los hábitos de consumo de alimentos de 1.700 niños y adolescentes y no sea que nos pregunten y no sepamos. Comenzará esta primavera y tiene una duración prevista de un año, por lo que hasta mediados del 2014 no se conocerán las conclusiones.

Cuando algún organismo se lanza a la tarea de hacer encuestas sobre consumo de alimentos, lo que busca son datos sobre cantidades ingeridas de alimentos y nutrientes concretos o sobre la exposición a diferentes contaminantes químicos que puedan estar presentes en los alimentos, como el mercurio en el pescado, por poner un ejemplo. Dichos datos servirán como base para orientar las actuaciones que fomenten una correcta alimentación y un estilo de vida saludable.

diferencia entre alimentación y nutrición

Diferencia entre alimentación y nutrición

¿Qué es la alimentación? La definimos como el conjunto de procesos que sufre un alimento desde su origen hasta el momento del consumo. Todos esos procesos conforman la cadena alimentaria, eso que se dio en llamar “de la granja a la mesa”: producción, transformación, comercialización, conservación, preparación (ámbito familiar o restauración colectiva), servicio y consumo. La forma de alimentarse es un acto voluntario sujeto a la decisión de cada indivíduo y, por eso mismo, es algo educable y modificable a lo largo de la vida: podemos cambiar nuestros hábitos por una enfermedad, por variar nuestro poder adquisitivo, etc.

Todos heredamos, o más bien nacemos, dentro de una cultura alimentaria: aprendemos y compartimos creencias, conocimientos y prácticas asociadas a la alimentación de nuestro grupo social. Lo habitual es reproducir esquemas conocidos, esa “norma social” que nos dice cómo deben ser nuestras comidas: la cena de nochebuena, los alimentos del hombre que trabaja fuera de casa, la alimentación infantil, la de la mujer embarazada, etc. Y no es la composición nutricional la que cataloga esas comidas, sino la costumbre y la simbología asociada a los alimentos por el grupo social (“cuando seas padre comerás dos huevos”).

La nutrición se lleva a cabo una vez que el alimento llega a nuestra boca y se somete a la acción de enzimas y fermentos que lo descomponen en sustancias nutritivas que serán absorbidas y utilizadas por el organismo. La nutrición no es educable porque no depende de la decisión personal. La “norma dietética” sería el conjunto de prescripciones e indicaciones difundidas por la comunidad científica y que evoluciona en función de los nuevos descubrimientos. Lógicamente, unos hábitos alimentarios adecuados ayudan a alcanzar una correcta nutrición.

Para que se puedan desarrollar las políticas alimentarias y de salud pública, las administraciones deben conocer nuestros patrones de consumo y morbimortalidad (concepto que, en estadística, nos brinda información sobre las causas de la muerte de la población o de grupos concretos de personas), para detectar tendencias y fijar los objetivos a conseguir. Para ello hacen este tipo de encuestas. En este enlace os dejo la de hace una par de años realizada en población adulta de toda España. Dejo para otro post los diferentes programas que se están llevando a cabo en la actualidad pero, si os fijáis un poco, en muchos anuncios de productos de alimentación nos instan a llevar una vida activa mientras comemos palmeritas de chocolate.

Hay diferentes maneras de hacer estas encuestas: anotar todo lo que se ingiere en 3 o 4 días, recordar y anotar lo comido en las últimas 24 horas, etc. En este enlace podéis ver los distintos tipos de encuestas, cómo se realizan y para qué.

¿Sabías la diferencia entre alimentación y nutrición? Cuéntame en los comentarios y  compartelo si te ha parecido interesante.

¡Gracias!

Patricia.

Fuentes: Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Datos de consumo de alimentos.

ROYO BORDONADA, MA. Nutrición en Salud Pública. Escuela Nacional de Sanidad (ENS)Instituto de Salud Carlos III. Madrid, 2007.

.

Patricia García Berruguete

Consultora en higiene alimentaria y formadora de manipuladores de alimentos. ¿Que por qué hay que formarse? Porque conseguir unas correctas prácticas de higiene no depende únicamente del sentido común.