Estamos a unos días de empezar con los festejos navideños. Pese a lo que refunfuñan muchas personas en estas fechas, lo cierto es que siguen siendo unos días entrañables en los que casi todo gira alrededor de la comida. Comidas de empresa, con los colegas, con las familias….comer y beber… Y en Navidad, en las cocinas de nuestros hogares se desarrolla una actividad frenéticaclaves inocuidad alimentaria

En estos momentos ya están las neveras a rebosar de alimentos para esas comilonas, habrá un montón de platos preparados para no pillarnos los dedos en el último momento y que todo salga perfecto y con los agobios justos. Hoy me propongo hacer un pequeño resumen de las pautas que debemos seguir antes y después de una comida familiar para evitar problemas.

Días antes de las comidas familiares

  • No comprar en exceso, que siempre nos pasamos porque todo nos parece poco. Esto nos va a impedir hacer bien el punto siguiente.
  • Almacenar correctamente: ojo con las temperaturas de la nevera. Evita que esté abarrotada, impedirás que todo se refrigere correctamente. Los productos no han de contactar con las paredes de la cámara.
  • Si preparas platos con antelación, es mejor que los congeles. Llegado el momento, descongela en la nevera para evitar la proliferación de gérmenes.
  • NO ELABORAR SALSAS CON HUEVOS CRUDOS. SI lo hacemos, que sea justo en el momento de la comida. Desechar lo que sobre, seguro que alguien ha metido los dedazos al untar el langostino.
  • Imprescindible que veas la infografía sobre la contaminación cruzada. Ojo a la colocación de los productos en las cámaras: lo cocinado por encima de lo crudo, utensilios diferentes para cada producto, etc.
  • Lavado adecuado de frutas y verduras. Lee el post, es el momento.

En el momento de la comida o cena:

  • La higiene al poder: todo aquel que se preste a ayudar, que se lave las zarpas antes.
  • Recalentamiento adecuado de los platos preparados. Hay que llegar a 70ºC en todo el producto, así que acuérdate de ir removiendo (en el microondas igual). Echa un ojo a este post de Consumer
  • Si se montan platos con alimentos crudos y otros cocinados, ojo de nuevo a la contaminación cruzada. Todo bien lavado.
  • Relájate y disfruta, todo va a estar muuy rico, aunque se olviden de decírtelo los muy c…
  • Si eres de los/las que va a plato puesto, da las gracias y recoje la mesa.

Las sobras:

Sí, sobrará. Así que:

  • Todo guardado en recipientes limpios.
  • Congela ese mismo día. Si no lo has hecho, descartar lo no consumido en los 3 o 4 días siguientes.
  • Recalienta adecuadamente cuando lo vayas a consumir.

Recordad, tenemos la sensación de que nunca pasa nada, pero no es cierto. Las consecuencias de una mala higiene pueden llegar a ser muy graves y las comidas multitudinarias en un hogar en esta época del año suelen ser el momento perfecto para “liarla parda”.

Os deseo unas felices fiestas y para el año que viene—-> pincha aquí y lo verás

Gracias por estar ahí…

 

Patricia.

 

Patricia García Berruguete

Consultora en higiene alimentaria y formadora de manipuladores de alimentos. ¿Que por qué hay que formarse? Porque conseguir unas correctas prácticas de higiene no depende únicamente del sentido común.