El viernes 17 de enero el Consejo de Ministros acordó la creación de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición fusionando la AESAN, organismo que hasta ahora se ocupaba de la seguridad alimentaria y la nutrición y el Instituto Nacional de Consumo, que venía desarrollando las funciones de promoción y fomento de los derechos de los consumidores.

Esta fusión permite abordar la protección del consumidor en un solo órgano administrativo, evitando la duplicidad y favoreciendo tanto el ahorro como la asistencia a consumidores, empresas y administraciones. 

Los objetivos fundamentales de la AECOSAN serán los siguientes:

  • La promoción y el fomento de los derechos de los consumidores y usuarios.
  • Promover la seguridad alimentaria, ofreciendo garantías e información objetiva.
  • Planificar, coordinar y desarrolla estrategias y actuaciones que fomenten la información, educación y promoción de la salud en el ámbito de la nutrición, y en particular, en la prevención de la obesidad.

Este nuevo organismo estará presidido por Pilar Farjas, actual titular de la Secretaria General de Sanidad y Consumo.  De ella dependerán, además, los tres laboratorios nacionales de referencia, el Centro Nacional de Alimentación (CNA), el Laboratorio de Referencia Europeo de Biotoxinas, que está en Vigo, y el Laboratorio Arbitral de Consumo.

Fuentes:

Web del Instituto Nacional de Consumo (muy interesante para ver últimas alertas)

Enlace a la nota de prensa en la web de la AESAN.

Ampliación de este post el 3 de Febrero de 2014: se publica el siguiente real decreto:

R.D. 19/2014, de 17 de enero, por el que se refunden los organismos autónomos Instituto Nacional del Consumo y Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición en un nuevo organismo autónomo denominado Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición y se aprueba su estatuto.

 

.

Patricia García Berruguete

Consultora en higiene alimentaria y formadora de manipuladores de alimentos. ¿Que por qué hay que formarse? Porque conseguir unas correctas prácticas de higiene no depende únicamente del sentido común.