Asesoría y formación en Higiene y Seguridad Alimentaria

Asesoría y formación en Higiene y Seguridad Alimentaria

Definición.

La normativa define a los MANIPULADORES DE ALIMENTOS como a todas las personas que, por su actividad laboral, tienen contacto directo con los alimentos durante cualquiera de las etapas de la cadena alimentaria: producción, transformación, transporte, almacén, etc.

El profesional de la alimentación debe respetar y proteger la salud del consumidor por medio de una manipulación adecuada. La formación es la actividad con la que se debe conseguir, como objetivo principal, que los manipuladores adquieran conocimientos y desarrollen actitudes que les permitan realizar prácticas correctas relacionadas con su actividad laboral.

Cambios en la normativa y responsabilidades.

Los últimos cambios en la normativa (derogación en febrero del 2010 del R.D. 202/2000 en el que se establecían las normas relativas a los manipuladores de alimentos y, un año después, del Decreto 269/2000 en la comunidad de Castilla y León) no suponen ninguna modificación en los mandatos de la restante legislación alimentaria, salvo en los aspectos referidos a la necesidad de autorización y registro de las empresas de formación de manipuladores de alimentos.

En consecuencia, es responsabilidad de las empresas alimentarias garantizar que el personal dispone de una formación adecuada. Dicha formación podrá ser impartida por la propia empresa, por entidades o empresas formadoras y por escuelas  de  formación profesional o educacional (enseñanza reglada).

Los responsables de las empresas del sector alimentario deberán disponer de la documentación que demuestre los tipos de programas de formación impartidos a sus manipuladores, la periodicidad con que se realizan y la supervisión y vigilancia de las prácticas de manipulación. Todo ello han de acreditarlo en las visitas de control oficial.

Por su parte, la Autoridad Sanitaria, en esas visitas de control oficial, supervisará los programas de formación con el fin de comprobar que se cumplen los requisitos de las legislación vigente (Reglamento de la CE nº 852/2004) y verificará el cumplimiento de las prácticas correctas de manipulación e higiene, comprobando que los manipuladores aplican los conocimientos adquiridos en la formación.

En resumen, las empresas del sector alimentario tienen la responsabilidad de poner en el mercado alimentos inocuos y una de las actividades necesarias para conseguir ese objetivo es la formación adecuada y continua de los manipuladores de alimentos, debiendo, además, cumplir con la normativa vigente en la materia y teniendo a disposición de la Administración Sanitaria la documentación necesaria para su comprobación.

Bién, hasta ahí todo muy bonito, pero la realidad es que a la mayoría de los profesionales de la industria alimentaria les sale un sarpullido cada vez que piensan en asistir al curso de manipuladores. Pero amigos, deben reciclarse con cierta frecuencia: la legislación cambia, se moderniza y ustedes también deben hacerlo…los huevos se cuecen igual de toda la vida, pero lo que usted está obligado a saber sobre ellos sí.

Desde aquí le podemos ayudar en esa mejora contínua…y les prometo que no se van a aburrir.

¿Has asistido a alguno de mis cursos? Siéntete libre de dejar ahí abajo tu opinión. ¡Gracias!

..

Patricia García Berruguete

Consultora en higiene alimentaria y formadora de manipuladores de alimentos. ¿Que por qué hay que formarse? Porque conseguir unas correctas prácticas de higiene no depende únicamente del sentido común.